PODERES

 

Presencia

Estar presente es estar despierta, centrada y consciente, con la atención puesta en lo que estás realizando. Es estar en el aquí y en el ahora, reconociendo que este es el único instante en el que realmente podemos ser y actuar. La falta de presencia se manifiesta en forma de ansiedad, desatención, accidentes, olvido, preocupaciones, fantasías, ensimismamientos, pensamientos sobre resultados futuros o acontecimientos pasados.

 

Intuición

La intuición se percibe cuando estamos más presentes y atentas para escuchar las señales que se presentan delante de nosotras, a través de sensaciones, visiones o sueños. Todas somos intuitivas pero, en muchas ocasiones, no escuchamos las señales que nos llegan. El movimiento de despertar la intuición consiste en escuchar la sabiduría que nos conecta con las fuerzas de la naturaleza y del universo; y confiar en ella. 

 

Extroversión/Expresión

En cierto periodos de nuestro ciclo, tenemos más facilidad para convivir con otras personas, ganas de ir a eventos sociales, charlar con desconocidos, hablar en público y expresarnos. En otros momentos, podemos querer quedarnos en casa, sin hablar con nadie. Colorea con intensidad en los momentos en los que te sientas más social y con poco color, cuando esa energía no esté presente.  Para los días en los que te sientas más introvertida, deja ese espacio sin color. Así como toda la energía presente en el universo, los movimientos de la Luna, de la Tierra y de las estaciones, nuestra energía es cíclica y se manifiesta a través de los movimientos de contracción y expansión. En un momento nos sentimos con nuestra energía hacia dentro (durante la Luna nueva, la energía de las plantas se concentra en las raíces) y en otros con la energía hacia afuera (durante la Luna llena, la energía de las plantas se concentra en las hojas). Ambos movimientos son rítmicos y saludables. Cada uno trae sus cualidades y enseñanzas a nuestras vidas.

 

Amorosidad

La amorosidad es nuestra capacidad de dar amor a los otros y a nosotras mismas. De ser generosas y compasivas; y crear conexión y empatía. La amorosidad es un flujo energético que se expande y realiza con gratitud, sea por la existencia de otro ser, por nuestra conciencia en relación a algo o solo por estar viva. Se trata de un flujo circular y completo, pues la gratitud es una abertura y un reflejo del amor que está de vuelta. Así, dar y recibir, forman parte de un solo movimiento, que es el de entregarse al flujo. 

 

Autoconfianza/Seguridad

Es reconocer y aceptar nuestro propio valor. Arriesgar, osar, revelarse, tener el coraje de ser quien se es. La falta de seguridad se manifiesta en la práctica de la comparación, en el miedo de fallar o de generar conflictos. El miedo de fallar hace que nos juzguemos incapaces de realizar cosas que somos capaces y crea un exceso de criticidad y perfeccionismo sobre nuestras acciones. El miedo de generar conflictos nos hace asumir culpas que no son nuestras y pasar por encima de nuestras necesidades. La autoconfianza florece cuando comprendemos que la rigidez que tenemos con nosotras mismas se alimenta de la misma maldad que genera la rigidez que tenemos con los/as otros/as. Cuando nos libramos del paradigma de la comparación, aceptamos nuestra grandiosidad, dándonos cuenta de que somos todos/as igualmente grandiosos/as.   

 

Energía sexual o libido

La energía sexual puede usarse como una fuente de poder y de creación, tanto de la vida como de otras ideas y proyectos. Estar atenta a la libido es aprender sobre cómo afrontamos el deseo y el placer. Cuando conocemos nuestro cuerpo y vivimos nuestra sexualidad sin los tabúes del patriarcado y de la sociedad de consumo, nos responsabilizamos de nuestra salud sexual y, así, conquistamos nuestra autonomía y confianza; y nos liberamos de patrones de deseo que nos son impuestos. 

 

La energía sexual o libido puede manifestarse de forma cíclica a través de nuestro ciclo menstrual, observa cómo esta energía se manifiesta en tu ciclo y qué otras energías están asociadas o son opuestas a ésta.

 

Fuerza de acción

Se trata de nuestro poder de materializar y poner en práctica nuestros proyectos e ideas. Es la fuerza para transformar nuestros sueños en realidad, ya sea a través de la disciplina y del hábito; o simplemente la fuerza para resolver las pequeñas cosas que tenemos pendientes en nuestro día a día. La poca intensidad de esa fuerza o su estancación, muchas veces puede percibirse por la procrastinación.

 

Energía vital

Es la energía física y mental que nos hace vivir presentes, vivas y activas en el mundo. Cuando nuestra energía vital fluye, nos sentimos más dispuestas y, cuando baja o está estancada, sentimos cansancio, indisposición y necesidad de descansar.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra "política de cookies, pincha el enlace para mayor información. Política de privacidad.

ACEPTAR
Aviso de cookies