¿CÓMO USAR LA MANDALA LUNAR?

Colores (como leyenda para tus sensaciones)

La forma más inmediata de visualizar las oscilaciones en el diagrama lunar es a través de colores, pues permiten percibir la intensidad de las sensaciones y aspectos que decidas estudiar sobre ti misma. Define un color para representar cada una de tus sensaciones/emociones. Crea tu propia leyenda en el marcapáginas de papel que encontrarás dentro del libro, pintando el espacio correspondiente y escribiendo al lado su significado. Para poder comparar los ciclos con mayor facilidad, es importante que uses los mismos colores durante todo el año, siguiendo el mismo orden en el diagrama. El marcapáginas será tu guía. Si lo pierdes, también puedes descargarte una copia aquí.

Símbolos (para señalar cosas puntuales)

Los símbolos existen para que puedas visualizar el ritmo en el que se repiten acontecimientos o cosas puntuales a lo largo de tu ciclo. Puedes crearlos para registrar tus percepciones físicas, psíquicas, emocionales, tus acciones y actividades. Adquieren más sentido cuando representan cosas que realizas con algún tipo de frecuencia. Tu biblioteca de símbolos va siendo construida a lo largo del año.

Sensaciones físicas

El anillo externo de la mandala está reservado para que puedas colocar los símbolos de las percepciones físicas relacionadas con tu ciclo menstrual. Puedes usar los ejemplos que te ofrecemos a continuación para crear y diseñar los símbolos de las manifestaciones y acontecimientos más comunes de tu ciclo (como dolor menstrual, espinillas, hinchazón, etc.)

Recuento del ciclo menstrual

Justo encima del anillo central, hay un espacio dedicado a la numeración de los días de tu ciclo menstrual. Comienza a contar a partir del primer día de sangrado (la sangre viva representa el día 1) y continúa enumerando hasta el principio de la próxima menstruación, cuando reiniciarás el recuento. Para observar cada ciclo con más facilidad, puedes dibujar una línea roja entre ambos ciclos.

Menstruación y moco cervical

El anillo central de la Mandala es un espacio para colorear de rojo durante los días en los que estés sangrando y para usar otro color para los días en los que notes presencia de moco o flujo vaginal; coloreando de acuerdo con la intensidad de cada fluido.

Ejemplo de uso de la Mandala

En esta propuesta hemos escogido observar 9 energías cíclicas inspiradas en los chakras, a las que llamamos “poderes”.

Presencia: estar presente en el aquí y ahora.

Intuición: percibir y confiar en los propios instintos y sensaciones.

Extroversión: dirigir tu energía psíquica hacia el exterior.

Afecto: dar y recibir amor.

Autoconfianza: reconocer nuestro valor personal y amar quienes somos.

Energía sexual: deseo sexual o libido.

Fuerza de acción: ejercer el poder de la realización a través de la acción.

Energía vital: sentir la energía de vida pulsar en ti.

Haz clic aquí para leer más sobre cada uno de estos poderes.

El objetivo de esta propuesta es analizar tu ciclo y percibir en qué periodo esos poderes son más intensos, sutiles o inexistentes. Para eso, deberás pintar con cada color, de acuerdo con la intensidad en la que los “poderes” se manifiesten, haciendo más o menos presión en el lápiz.

Podemos analizar la mandala rellena en la imagen superior a partir de dos aspectos: en relación al ciclo menstrual y sus arquetipos; y en relación a la Luna en el cielo. Percibimos que el periodo menstrual coincide con los días de mayor intuición y sueños. La energía vital y fuerza de acción aumentan después de acabar la menstruación, marcando el inicio de la fase de la Doncella. En la fase Anciana (menstrual), se manifiestan otros poderes como el de la intuición y presencia.

En relación a la Luna externa (en el cielo), podemos notar que la extroversión y la libido eran más fuertes cerca de la Luna llena, siendo prácticamente inexistentes en la menguante. Es posible entonces identificar que el periodo de la Luna menguante es de introversión; y si eso se repitiese en más ciclos, podríamos reconocer ese dato como un patrón personal, para así poder organizarnos y vivir de forma plena durante ese periodo (estando en casa, leyendo, creando). Así, no nos obligaremos a socializar en periodos en los que sistemáticamente nuestra voluntad es la de no salir de casa.

También es posible observar la mandala a partir de la ausencia de poderes. Percibimos que en algunos momentos sentimos introversión, desatención, inseguridad, cansancio, procrastinación, apatía o rabia, desinterés o incluso aversión ante cualquier estímulo sexual, al observar los espacios sin color que se presentan en la mandala.

En cada periodo de nuestro ciclo, presentamos poderes diferentes en intensidades diferentes. Conociendo nuestros patrones podemos planificarnos para aprovechar las potencialidades de cada fase; y al identificar la falta de estos poderes en otras mandalas, podemos evitar someternos a situaciones que ya sabemos que no son propicias para ciertos momentos de nuestro ciclo.

Hazlo como tú quieras

Escoge lo que sea importante para ti misma

La Mandala es un espacio en blanco customizable para tus necesidades. Para usarla, en primer lugar es importante que definas las prioridades que quieres analizar en este periodo de tu vida y relacionarlas a tu ciclo menstrual.

Además de sentimientos, emociones y percepciones en general, puedes observar: tu humor, cuestiones físicas específicas (metabolismo, piel, pelo o enfermedades); aspectos de tu rutina (terapias, actividades físicas o estudios); la frecuencia en la que estás usando determinada sustancia adictiva (como el café, alcohol o tabaco); objetivos o algo que te gustaría hacer más (meditar, cocinar o ciertas actitudes mentales); o cuánto te has dedicado a un proyecto personal.

En este ejemplo hemos escogido 11 colores como leyenda para las sensaciones y sentimientos, coloreando cada espacio diario en la mandala de forma libre, sin guiarnos por las líneas de los anillos. El criterio de indicación de intensidad es el espacio que ocupa cada color. Como un recipiente, cada hueco va recibiendo los sentimientos, dando prioridad de espacio para lo que se presentó con más fuerza cada día, sin reflejar los aspectos que no se manifestaron. En este ejemplo, podemos percibir la relación entre el consumo de café y el insomnio; y también entre el reiki y el entusiasmo.

Para que sea más fácil, puedes etiquetar cada lápiz de color de acuerdo con la leyenda que tú misma hayas creado.

Menú